El mundo de la distribución del vino en Canadá

miércoles, febrero 10, 2016 Alba Navarro 0 Comments

En el post de hoy, vamos a centrarnos en una parte fundamental de un estudio de mercado, la DISTRIBUCIÓN. En este caso en concreto, la distribución del vino en Canadá.

Para ponernos en situación, debemos tener en cuenta una característica que hace que sea un mercado un poco particular, y es que en Canadá existe un organismo responsable de la importación distribución y comercialización, para las bebidas alcohólicas, en casi todas las provincias del país. Este organismo es conocido como Liquor Board, el cual obliga a la distribución de la bebida de las manos de un agente.

Así pues, el vino que se importan y a la vez se ofrecen al público son elegidos por la ente de la Liquor Board. Una vez elegidos los productos, la dicha organización es la que se encarga de distribuirla mediante su propia cadena de tiendas.

Así pues, una vez la Liquor Board permite la entrada del vino, se encuentra con 5 casos posibles de distribución, siempre bajo la atenta mirada de la organización.

La primera opción y más utilizada son los establecimientos de los Liquor Boards. En estas tiendas se encuentran todos los productos que la Liquor Board incluye en su catálogo de bebidas. Algunos de los vinos que encontramos son denominados especiales lo que para nosotros serían las llamados gourmet, por su precio, calidad y/o exclusividad. Existen establecimientos Liquor Boards especializados en bebidas gourmet. Cabe recalcar que en muchas casos tanto en establecimientos Liquor Boards y Liquor Borads especializados, no disponen de la bebida física, si no que se debe realizar bajo pedido.

La segunda opción las licencias especiales (no confundirlas con establecimientos Liquor Boards especializados). Estos establecimientos se localizan en zonas geográficas donde no hay una gran población. No obstante esta licencia se consigue mediante los establecimientos Liquord Board, quienes fijan el precio al que deben comercializar las bebidas.

La tercera opción, y una de las más importante para el consumo del vino, son los establecimientos con licencia. Estos establecimientos son los hoteles, restaurantes, zonas de juego y zonas donde se permite el consumo del alcohol, lo que consideraríamos un canal HORECA. Una vez más las bebidas las consiguen mediante los establecimientos Liquord Board, aunque en algunos casos puntuales, se compran directamente a una bodega canadiense.

La cuarta opción ya es más difícil de conseguir y solo está disponible en ciertas provincias. En este caso, se les permite a las bodegas locales la venta directa de su producción. Siempre con un precio (de bajo beneficio), fijado por la organización Liquor Board.

La quinta y última opción, es única para la provincia de Quebec, en la cual se permite la venta de vino embotellado en los supermercados autorizados. Dicho vino, no es necesario que sea de procedencia canadiense.


Como hemos podido ver, la introducción de vinos va a estar muy regulada y controlada, considerándose casi una barrera de entrada, además los beneficios van a ser reducidos por los porcentajes que nos fija la Liquor Board.

No obstante, existe dos provincias (Alberta y British Columbia) donde las Liquor Board han sido privatizadas o parcialmente privatizadas, y su forma de distribución ha variado respecto al resto de Canadá.

En el caso de Alberta, la Liquor Board se privatizó hace veintitrés años, con lo que los diferente establecimientos que tenía en propiedad la Liquor Board, pasaron a manos de tiendas locales. No obstante, a pesar de la libertad de venta de vinos y de precios establecidos, la Liquor Board sigue haciéndose cargo del almacenaje de los mismos.

Los beneficios de privatizar la Liquor Board y permitir la libre venta de bebidas alcohólicas, ha sido una gran acierto a nivel de volúmenes de venta, puesto que en Marzo de 2014 ya se contaba con 18.782 puntos de venta, mientras que el mismo mes de 2009 tan solo contaban con 15.872.


El caso de Britihs Columbia no llega a ser igual que en Alberta, puesto que se comenzó una proceso de privatización, pero se decidido paralizarlo ante la presión de los trabajadores del sector. No obstante, se ha conseguido modificar las leyes, permitiéndose la venta no solo en tiendas Liquor Board sino también en tiendas locales y supermercados entre otros, siempre y cuando se obtenga una licencia de venta.

Webgrafía:

  • Google imágenes
  • Icex.com
  • Oemv.es
  • Interempresas.net



0 comentarios: